Seduciendo a un extraño tiene de erótica como El laberinto del Fauno de cómica. Quizás lo único que le salve sea Giovani Ribisi, en un papel también absurdo, pero que al menos, tiene cierta gracia.

★☆☆☆☆ Pésima

Seduciendo a un extraño

Después de fascinarme con El buen pastor, me esperaba de Seduciendo a un extraño, el nuevo film del antes prometedor James Foley, una película decente y mínimamente entretenida. Pues ni eso. Aquí tenéis las 8 razones y media para no ver Seduciendo a un extraño:

1. Por su absurdo guión. Realmente, uno de los peores de los últimos años, careciente de gracia, sentido e intriga. No tiene absolutamente nada atractivo, sus giros argumentales sobrepasan la idiotez, reslatando el último, en teoría, el más importante. Patético.

2. Por el personaje de Bruce Willis. Es uno de esos papeles que sobran totalmente. Su intervención está puramente pensada para augmentar el sueldo de taquilla, nada más. No tiene sentido y además, está muy mal dibujado. Apenas tiene personalidad propia, no sabes nada de él… En fin, que si Willis no llega a aceptar el papel se tendría que haber cambiado el “guión”.

3. Por la inexpresividad de Halle Berry. Según dicen, sólo ha hecho una interpretación buena en su vida, la de Monster’s Ball, y desde ahí, su carrera no ha hecho más que empeorar. ¡A ver, por Dios! Hay que amar muy poco el cine para aceptar papeles como los de Catwoman, Gothika, Operación Swordfish y Seduciendo a un extraño.

4. Por la falta personalidad que tiene la película. Hasta un mediocre director de cine podría haber rodado un film con un poco de personalidad, ni que sea un poco. Aquí no hay ningún detalle original ni personal, y menos un plano que valga la pena. Todos son de este estilo hollywoodense que últimamente está de moda, este donde sólo se enfoca al personaje y a nada más, eso sí, con muy buena calidad de imagen.

5. Por su penosa ambientación. Por lo que parece, todo está rodado en platós y de vez en cuando se ve alguna imagen de la calle o un párking (muy habitual en este tipo de thrillers).

6. Por parecerse tanto a un telefilm de domingo por la tarde (de Antena 3, sobretodo). Hasta su, en un principio, prometedor desenlace se va al pote utilizando la técnica del final sopresa, en este caso, muy mal llevada a cabo, puesto que carece de sentido lógico y además, no te lo crees ni en broma. Realmente decepcionante.

7. Por hacer ver que es un thriller erótico a lo Instinto básico y en realidad es un thriller a secas, porque de erótico no tiene nada. ¿A qué viene el affair con el personaje que interpreta Gary Dourdan (el negro de C.S.I.: Las Vegas)? Realmente, no viene a cuenta, pues es totalmente prescindible. No aporta nada, absolutamente nada, a la historia. No es por nada, pero Seduciendo a un extraño tiene de erótica como El laberinto del Fauno de cómica.

8. Por esa especie de moraleja final que no viene a cuenta. Si haces un thriller malo, haces un thriller malo. ¡Ahora que no me vengan con lógicas y cosas psicológicas! Un bodrio es un bodrio, y lo es más cuando simula no serlo. Hay que ser muy tonto para hacerse el listo mientras diriges una cinta como esta. Si la has fastidiado, la has fastidiado.

1/2. Por la penosa campaña publicitaria que ha tenido. Sus posters (tanto el de España como el oficial) son realmente espantosos, sin apenas un toque de originalidad (fiajos en la tópica frase promocional: ¿Hasta dónde serías capaz de llegar?) y su trailer más de lo mismo, aunque la parte final sea un poco más interesante (¡un poco!).

Quizás lo único que le salve sea Giovani Ribisi, en un papel también absurdo, pero que al menos, tiene cierta gracia.
publicado por Ramón Balcells el 21 abril, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.