Un film brillante, profundo, largo y denso, con un reparto excepcional y un apartado técnico increíble. Eso sí, a quien lo le gusten las de espionaje, mejor que no vaya.

★★★★☆ Muy Buena

El buen pastor

Robert De Niro es el director, productor y actor secundario de El buen pastor. Así suena a poco, pero os aseguro que su segundo film como realizador es uno de los trabajos más elaborados de este comienzo de año. Sí, a simple vista parecerá el típico peñazo de un hombre que lo dejó todo por su patria, pero no señores, no. No os engañéis. Parecerá también aburridísima, pero lo cierto es que es una película lenta y no por eso menos magnífica.

Esta era una de las películas más esperadas del año, al menos por mí, y estoy contentísimo del resultado que me ha dado, totalmente satisfactorio. Se me bajó la esperanza con dos críticas que la dejaban bastante mal, pero por suerte, luego la ví y me quedé impresionado. Lo cierto es que no es una película de espías y nada más. El buen pastor es mucho más: principalmente, junto al tema del espionaje, habla sobre las decisiones humanas y hace un análisis profundo (¡demasiado!) acerca de esas personas ingénuas, que acaban sin apenas personalidad propia. De Niro hace un discurso increíble sobre la raza humana, un discurso que va más allá de lo impensable hasta llegar a la conclusión final, absolutamente terrorífica, y no por ello absolutamente desconcertante, puesto que uno ya se espera lo que va a ocurrir. Así que nos queda, el film de Robert de Niro, como un auténtico clásico moderno, que coge alguna que otra referencia de otros clásicos (antiguos), como son El Padrino. No por ello, la película carece de originalidad. ¡Todo lo contrario! No sólo es una muestra de cine del bueno, sino que también es una muestra de cine bueno y original (muchos de los planos son realmente desconcertantes, el guión, del cual hablaré ahora mismo, es, simplemente, brillante y “extraño”, etc).

El guión de Eric Roth, como digo, es absolutamente increíble. Puedo coincidir en que la película sea de carácter lento, pero en absoluto me añado a los que piensan que El buen pastor es una película aburrida. Como decía anteriormente, el film es increíblemente profundo, y no por ello aburrido. Sólo con el comienzo, uno ya se queda extrañado ante su compleja forma de retratar el mundo del espionaje, pues empieza contándonos pequeños sucesos fragmentados (eso sí, con la fecha incluída). Una vez te acostumbras a este tipo de guión, desordenado, confuso y brillante, te maravillas una y otra vez ante tal complejidad. Resulta una experiencia realmente satisfactoria presenciar un guión como el de esta película, y lo digo porque hacía tiempo que no veía uno tan prodigioso.

Otro aspecto destacable es la cantidad de personajes que aparecen, sobretodo secundarios. De Niro, o más bien Roth, no sólo se centra en Damon, el protagonista, sino que explora todos los personajes que le rodean con una habilidad excepcional, sin dejarse ninguno por el medio sin acabarlo de perfeccionar. Eso sí, puede que algunos de ellos se difuminen un tanto, como el de John Turturro. Así que, en resumidas cuentas, la película cuenta con un prodigio de guión, milimetrado, detallista y que deja de banda los tópicos.

Lo mismo opino con el reparto. No hay ningún actor que esté por debajo de lo sobresaliente. Todos, absolutamente todos, y mira que son muchos, están increíbles en sus respectivos papeles. Empezemos por Matt Damon, el absoluto protagonista de la obra. Es el suyo, el papel más profundo y detallado de todos, el más solitario y humano, o humanizado, porque de humano no tiene un pelo. Desde el principio hasta el final el personaje sufre transformaciones psicológicas y además acaba siendo peor de lo que es en un principio. Sin duda, se trata de uno de los análisis de un personaje principal más increíbles de los últimos tiempos, llegando a resultar realmente cercano al espectador. De los secundarios, convendría hablar con calma. No es que aparezcan demasiado todos ellos, algunos incluso aparecen como cameos, pero lo cierto es que están todos magníficos. Empezemos por Angelina Jolie, la mujer ficticia de Damon. Su papel no es que sea el mejor tratado, es más, quizás sea el peor, pero lo cierto es que está interpretado con bastante naturalidad y no resulta un personaje pesado. Robert de Niro se reserva un pequeño papel, aunque muy interesante y con un par de diálogos realmente estupendos, al igual que Michael Gambon, increíble actor inglés que aparece más de dos veces, y de tres. Quizás su papel sea el que más me interesa, pues tiene una personalidad oculta e inteligente que le hace ser el secundario más destacado. Aunque lo mismo puedo decir de John Turturro y William Hurt, ambos espléndidos en sus respectivas interpretaciones, llenas de carisma y secretos (atentos a la escena de la tortura, llevada a cabo por el primero. Absolutamente desgarradora y tensa). Alec Baldwin demuestra una vez más que es un espléndido actor, ofreciéndonos una actuación magistral, probablemente su mejor junto con la de Infiltrados, y Billy Cudrup Destacar también las pequeñas apariciones de Timothy Hutton y Joe Pesci, las cuales animan la función de manera gratificante, pues ambas són siempre agradables de presenciar, sobretodo las del segundo. Así pues, la película gana mucho, pero mucho, con su increíble reparto, que quizás, como único defecto, esté un tanto separado entre sí, o sea, que muchos de los personajes no acaban de estar bien relacionados.

El buen pastor es, ante todo, una película oscura, llena de secretos y mentiras, oculta en un mundo lleno de trampas. Y por ello, nada mejor que contar con un apartado técnico de primerísima calidad. La fotografía es excelente, inlcuso merecedora de un Oscar (fijaos en los primeros planos, sobretodo). La música también es excelente, con algunas notas que llegan a conmover y el montaje, quizás no sea de lo mejor del film, pero tampoco es nada malo. Además, la ambientación es impresioante.

Lo único excesivo de la película es que es un tanto larga (dura dos horas y media, aproximadamente). A mí, personalmente, no se me hizo pesada, pero quien no disfrute con las películas de espías se aburrirá, y mucho, pues toda la película gira en torno a ellos. No os penséis que ahora cambio de opinión y estoy tachando a la película de profunda. Sólo digo que su temática es de espionaje.

Así pues, nos queda un film brillante, profundo, largo y denso, con un reparto excepcional y un apartado técnico increíble. Eso sí, a quien lo le gusten las de espionaje, mejor que no vaya.
Lo mejor: Prácticamente todo. Desde el prodigioso guión hasta la impecable dirección, los actores, en especial Damon, Turturro, Gambon y Baldwin, la fotografría…
Lo peor: Es demasiado excéntrica para un público que se conforma con “una de espías”.
publicado por Ramón Balcells el 21 abril, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.