Disfrutable cinta de animación del género fantástico, dotada de una portentosa música a cargo del siempre excelente Danny Elfman, y un diseño encomiable. Creo que merece la pena, aunque se trate de un trabajo mejorable.

★★★☆☆ Buena

Descubriendo a los Robinsons

Buen filme de dibujos animados, un tanto extravagante, como la familia Robinson que da origen al tíutulo. Está llena de estupendas ideas, a cada cual más imaginativa. Hace pasar un buen rato y tiene enseñanzas positivas. Sin embargo, siendo esto cierto, creo que le falla un tanto el ritmo y tonos empleados. Su desarrollo es desigual, resultando la descripción de la susodicha familia Robinson lo peor, según mi paracer, de la película.

Se describen a los personajes demasiado rápidamente, con un ritmo caótico y mostrando demasiados detalles para ser apreciados con todo detalle. Lo que ocurre es que esa descripción tiene vital importancia para la comprensión total de la película, como se demuestra en su muy bonito final.
Lo mejor es lo que acontece en el presente, más que en el futuro, cosa que, en un principio, pudiera parecer paradójico, no en vano lo más imaginativo podría esperarse sucediera en los años venideros.

Pero no es así, quizás sí visualmente, pero no en cuanto a emoción y diversión. En el futuro, la pelea con el dinosaurio está muy bien, el resto, no tanto. En el presente, sin embargo, asistimos a varias escenas francamente estimables, como la de la Feria de la Ciencia, el momento en el que descubrimos la verdadera personalidad del “hombre del bombín”, o el bonito epílogo.

Con todo, y a pesar de dicha descompensación, se trata de una disfrutable cinta de animación del género fantástico, dotada de una portentosa música a cargo del siempre excelente Danny Elfman, y un diseño encomiable. Creo que merece la pena, aunque se trate de un trabajo mejorable.
Lo mejor: La portentosa música de Danny Elfman.
Lo peor: Un cierto caos en la descripción de la familia Robinson.
publicado por Iñaki Bilbao el 31 marzo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.