película temáticamente ambiciosa y con la solidez suficiente para evitar respuestas simplistas

★★★☆☆ Buena

Una historia violenta

Tom es un hombre tranquilo que lleva una vida pacífica al lado de su esposa y sus dos hijos en una pequeña ciudad del interior de los Estados Unidos. Dueño de un pequeño café, cuenta con el afecto de los vecinos y clientes. Cierta noche, estando próxima la hora de cerrar, dos extraños entran en el establecimiento y, armados, intimidan a todos los que allí se encuentran…pero antes que puedan cumplir sus amenazas, son atacados y asesinados por el propio Tom, que inmediatamente pasa a ser un héroe tanto en su comunidad como en toda la nación…es entonces cuando un hombre de rostro desfigurado llega a la ciudad y, alegando conocer al protagonista, le comenta a su esposa si no le parece extraño la presteza y la actuación tan limpia y tan certera de un hombre que no ha matado nunca una mosca.

Inspirada en una novela de John Wagner y Vince Locke,el guión de Josh Olson explora las indagaciones sobre el pasado “misterioso” de Tom de forma directa, sin rodeos, evitando crear una sospecha barata a través de secretos vacíos. En su lugar, la historia opta por sorprender al espectador simplemente por el propio devenir de los acontecimientos, que con frecuencia asumen una velocidad mayor de la que podríamos esperar de una película del género: cuando, por ejemplo, el personaje de Ed Harris aparece en escena, el público automáticamente se prepara para una tensa confrontación que ciertamente va a ocurrir mas adelante, pero dicha primera toma de contacto entre los dos personajes se desarrolla de una manera bastante diferente de la que podríamos llegar a pensar.

Dirigida por el veterano David Cronenberg, “Una historia violenta” no tiene la menor intención de presentarse como una cinta de venganzas, su objetivo es más ambicioso, ya que intenta enganchar al espectador no a través de la acción(aunque esta esté a veces presente en la trama), sino de la curiosidad, porque a fin de cuentas ¿Quién es Tom Stall? ¿Cuáles son las relaciones entre todas las figuras amenazantes que, de un momento a otro, aparecen en su vida? ¿Está mintiendo o sufre amnesia? Como no conocemos las respuestas para estas preguntas(del mismo modo que la familia de Tom) no tenemos posibilidad de juzgarlo por lo que el hizo o dejó de hacer años atrás, sino que tenemos que formar nuestra opinión solamente por lo que sabemos en el presente.

Y este, es justamente, el tema principal de la película, el que lo convierte en un film tan interesante: ¿Qué es lo que define quienes somos, nuestras acciones en el pasado o nuestras actitudes en el presente? Cuando se inicia la proyección, Tom ya hace 20 años que vive en la comunidad y es admirado por todos gracias a su simpatía y su bondad…en el caso en el que su juventud realmente tenga una parte tan oscura…¿Esto cambia nuestra percepción sobre su carácter, o esas dos décadas dejan de repente de contar? ¿Nuestros pecados prescriben, y si es así, después de cuanto tiempo?
Las preguntas presentadas por Cronenberg llegan mas allá: ¿Después de cuanto tiempo una mentira vivida de forma constante se transforma en realidad? Al final, si Tom era realmente una persona diferente, es innegable que el protagonista ha acabado pasando casi tanto tiempo como Tom que como Joey(el nombre que algunos dicen que es el verdadero en el film). Además, el cineasta demuestra un inmenso interés en discutir la naturaleza violenta del ser humano, manifestada en mayor o menor grado en diferentes personajes: ¿Alguien con un temperamento realmente violento puede cambiar, o somos presos de aquello que fuimos, aunque nos esforcemos desesperadamente para suprimir nuestros instintos mas bajos?

A lo largo de la cinta, alguna de estas indagaciones son respondidas por Cronenberg, mientras otras son dejadas en suspenso. De todos modos, es fascinante constatar como el director se muestra consistente en sus interrogantes sobre la naturaleza humana, ya que su filmografía está frecuentemente protagonizada por individuos luchando contra sí mismos, contra sus monstruos interiores(en algunos casos hasta literalmente, como en “La Mosca”). También resaltar como la fotografía de Peter Suschitzky ilustra esta batalla constante entre el hombre y su (in)consciente o su pasado, ya que algunos personajes parecen estar siempre en la sombra, semiocultos.

Encarnando a Tom como un hombre esencialmente ambiguo, Viggo Mortensen ofrece una interpretación centrada y repleta de sutilezas: una de sus decisiones mas curiosas es, por ejemplo, la de adoptar un tono de voz siempre bajo, resaltando la calma aparente del personaje. De la misma forma, su mirada serena indica una postura paciente en relación a los problemas a los que se enfrenta y, ocasionalmente, sus ojos se vuelven fríos y rabiosos, donde nos damos cuenta que probablemente no sería muy prudente provocarlo.

En un mano a mano con Viggo, tenemos a Maria Bello, que se transforma en una mujer real y palpable, manifestándose también esta tendencia en sus conflictos internos al intentar comprender lo que está pasando alrededor de su marido(es curiosa su reacción al darse cuenta que realmente Tom Stall es posible que sea una identidad falsa, y que su apellido y el de sus hijos es una mera invención).

A pesar de todas sus virtudes, el film cuenta con sus tropiezos puntuales, como la forma exageradamente idealizada con la que David Cronenberg retrata a la familia Stall durante el primer acto de la historia. Buscando resaltar la quiebra que la armonía de una familia tan “ideal” va a sufrir, el cineasta fuerza esta situación, llegando al punto de incluir una escena en el que padre, madre e hijo se levantan de madrugada solamente para calmar a la pequeña hija, que tuvo una pesadilla.

De todos modos, “una historia de violencia” es una película temáticamente ambiciosa y demuestra tener solidez suficiente como para permitir que el espectador salga del cine sin estar completamente seguro de la forma en la que termina todo, y esta, tal vez sea una de las mayores virtudes del film; evitar forzar respuestas donde estas indudablemente sonaran simplistas y artificiales.
Lo mejor: El director se muestra consistente en sus interrogantes sobre la naturaleza humana.
Lo peor: La forma idealizada con la que David Cronenberg retrata a la familia Stall.
publicado por Caty el 20 febrero, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.