Argumento impecable para tenerte pegado a la pantalla durante una hora y media

★★★☆☆ Buena

16 calles

El argumento de 16 calles es impecable para tenerte pegado a la pantalla durante una hora y media. Un detective tiene que llevar a un delincuente a declarar al juzgado que está a dieciséis calles de distancia. En el camino son tiroteados y descubre que el muchacho va a destapar una trama de corrupción policial y sus propios compañeros quieren matarlo antes de que llegue. La corta distancia se agranda a cada minuto que la policía les corta el camino haciendo crecer la tensión.

Bruce Willis es el policía honrado que lucha contra los suyos en un arrebato de honradez que no puede contener, papel que hace habitualmente. También es un borracho en horas de servicio y tiene tripa, defectos estos que lo afean por primera vez, y esperemos que por última.

La pregunta que se hicieron los realizadores fue ¿Vale la pena arriesgar tanto por un delincuente? Y aunque la anécdota es una aparatosa huida urbana, el tema que late es cuanto vale la vida del muchacho. Willis le dice bien claro que todo en la vida cambia, pero las personas no cambian. Él quiere demostrarle que sí. Anthony Mann rodó casi todos sus westerns para darle la razón al chico. En ninguno falta un pistolero capaz de reformarse.

En mi opinión esa pregunta temática no era la más oportuna. La pregunta que yo le hubiera hecho al detective hubiera sido: ¿Era ese el momento de cambiar? Para el muchacho sí, pero para el detective está menos claro.
publicado por Jose Contreras el 24 abril, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.