Un valiente zarpazo a la imagen de George Bush, a la actitud de cierta prensa y a la sociedad capaz de cualquier estupidez con tal de conseguir la fama

★★★★☆ Muy Buena

Paul Weitz (American Pie) continúa su proceso de maduración con American Dreamz, un valiente zarpazo a la imagen de George Bush (“me hice político para poder demostrar a mi padre que cualquier idiota podía hacerlo”); a la actitud de cierta prensa; a la sociedad capaz de cualquier estupidez con tal de conseguir la fama, y a los programas que ofrecen esta efímera posibilidad a cambio de extraer de la gente sus tripas para exponerlas en el escaparate televisivo. Quizá dedique demasiado tiempo a lo que menos importa, las canciones del concurso, pero Mandy Moore es una estrella en EE UU y hay que pagar el precio.

Ahora bien, lo que resulta una novedad es que hayan sido tan directos en su sátira: tras un proceso de maquillaje, el actor Willem Dafoe, que no puede estar más lejos físicamente de Dick Cheney, es prácticamente clavado al vicepresidente. Las salvajes MASH y Trampa 22, realizadas durante la guerra de Vietnam, se refugiaban en su ambientación en Corea y la Segunda Guerra Mundial. American Dreamz no puede ser más explícita.
publicado por Darko el 12 junio, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.