Desarrollo equilibrado y comedido, sin estridencias ni alardes, contribuyen a dotar al filme de una cadencia armoniosa y agradable.

★★★★☆ Muy Buena

El secreto de Anthony Zimmer

Me gusta el cine francés. Quizás sea porque es de los pocos con efugios suficientes para no dejarse avasallar por Hollywood. Cuando los americanos intentan copar sus carteleras, en vez de patalear y culpar al estado de su falta de capacidad para sintonizar con los espectadores, se dedican a hacer buenas películas. Y por eso continúan llegándonos, una tras otra, estupendas producciones de nuestros no siempre apreciados vecinos.

El Secreto de Anthony Zimmer relata la vida de un estafador al que persigue la policía de medio mundo pero cuyo aspecto físico nadie conoce. En esa denodada lucha por la caza del intrépido delincuente, un tal Akerman cuenta con la ventaja de saber que nuestro protagonista haría cualquier cosa por volver a ver a la hermosa Chiara. Pero el avezado ladrón, conocedor de las intenciones del detective de cazarle a través de su musa, la convence para que aborde a un desconocido en plena calle, y hacer creer a Akerman que se trata de su presa. El elegido será François, que inmediatamente queda fascinado por la belleza de la joven, sin poder imaginarse que sólo es una herramienta al servicio del ignoto Zimmer. Sophie Marceau, a pocos meses de cumplir los cuarenta, sigue siendo una belleza repleta de talento, un lujo para el espectador, mientras que el resto del reparto se muestra correcto.

El desarrollo equilibrado y comedido, sin estridencias ni alardes, contribuyen a dotar al filme de una cadencia armoniosa y agradable. Un acierto sin duda, este debut en la dirección de Jerome Salle, que por méritos propios consiguió el pasado año la nominación a la mejor opera prima en los Premios César del cine francés, galardón que finalmente recayó en la magnífica obra “La Pesadilla de Darwin”, de Hubert Sauper.
publicado por Oscar Cantero el 21 julio, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.