Divertida película de entretenimiento, para pasar un buen rato y para disfrute de los amantes de los coches, sin más pretensiones

★★★☆☆ Buena

A todo gas 3: Tokyo race

El taiwanés Justin Lin dirige la última entrega de la saga que en el año 2001 comenzó Rob Cohen, con la compañía de Vin Diesel y Paul Walker. Esta tercera producción no cuenta con actores de tanto renombre, aunque el espíritu sigue siendo el mismo que en las dos anteriores. Las carreras trepidantes, los coches impresionantes y la adrenalina por las nubes son sus señas de identidad, aderezadas en esta ocasión por el exotismo asiático de Tokio. Las calles estrechas, sinuosas y llenas de peligros dotan de una mayor tensión el desarrollo de la competición. La película narra las peripecias de Shaun Boswell, un chico profundamente inadaptado y apático al que lo único que le interesa son las carreras callejeras de coches.

Su afición le hace no ser precisamente el chico favorito de la policía. Y como lo que mal anda mal acaba, un juez amenaza con encarcelarle al más mínimo desliz. Es por esto que se decide sacarle del país durante un tiempo para evitar la tentación. Su destino será la casa de su tío, un militar destinado en Japón, en la ciudad de Tokio. Allí, cuna de las carreras ilegales y donde los coches alcazan grados de sofisticación desconocidos, probará un vehículo en una apuesta, sin saber que pertence a los Yakuza, la mafia japonesa, a la que tendrá que pagar poniéndose a sus órdenes y pilotar en las más disparatadas situaciones. El amor jugará un importante papel en el desarrollo de los acontecimientos. A todo gas: Tokio race es una divertida película de entretenimiento, para pasar un buen rato y para disfrute de los amantes de los coches, sin más pretensiones. Por cierto, como dato curioso, valga decir que durante el rodaje de este filme se destrozaron, aproximadamente, ochenta coches.
publicado por Oscar Cantero el 21 julio, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.