Comedia de acción sin grandes efectos especiales, pero con un guión de gran calidad que nos recuerda que no todo se basa en el dinero

★★★★☆ Muy Buena

Mi amigo El vengador tóxico recomienda está película en su blog, y dado que se que gusta de paladear sutiles fotogramas antes que grumosas películas, nos dijimos de verla. Además, estas comedias argentinas suelen gustarnos, no se si por lo que dicen, o como lo dicen. Pero el caso es que solemos troncharnos con ellas. Así qué, con estas magníficas premisas no podiamos por menos que darla una oportunidad.

La película trata de un psicólogo argentino (que diría Sabina) que es condenado por el juez (también argentino, es una película argentina) a hacer tareas sociales para la comunidad por un accidente de tráfico que sufrió. Así que le toca asistir a un policía federal que está deprimido por que su mujer le engaña con otro. Por lo que se forma una pareja muy extraña que tiene que resolver un caso de una desaparición de dos tipos que se complica para dejar al descubierto las vergüenzas de la justicia argentina.

Que buena panzá a reir que nos metimos entre pecho y espalda con esta producción. Para empezar, me gusta mucho la solidez del guión, dado que sin grandes estruendos te mete muy rápido en la película, te envuelve sutilmente y terminas muy metido en ella. Las cosas que pasan tienen su puntito de credibilidad y, aunque son bastante tristes y duras (la cruda realidad) se llevan con ese puntito gracioso tan necesario. También es muy interesante el cambio de papeles que sufren los dos protagonistas, que trasmután sus identidades. Y el desenlace final, con ese poquito de tontería e imposibilidad que tiene, también me ha gustado. No es muy creible, pero no desmerece al resto de la película. A destacar, la escena es que fuman marihuana en el coche, que es totalmente subrealista, y la cena en casa del psicólogo. Muy grandes ambas.

Resumiendo, comedia de acción sin grandes efectos especiales, pero con un guión de gran calidad que nos recuerda que no todo se basa en el dinero y que se pueden hacer magníficas películas con no demasiado.
Lo mejor: Más que correcta fotografía, una atmósfera angustiosa y embriagadora, un montaje inteligente y un final muy verdadero y aterradoramente real.
Lo peor: Producción de bajo presupuesto aunque no se nota en absoluto...
publicado por Tito chinchan el 27 julio, 2006

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.