Todas las críticas que he leído de esta película coinciden en que es una basura, lo cual me impide por completo decir lo pienso de ella, o sea, lo sensacional, divertida y estimulante que me parece

★★★★☆ Muy Buena

Viola, no puedes romper conmigo, le dice su exnovio, nadie rompe por el fútbol. Sin embargo Viola piensa que el fútbol es una buena razón para dejar a este chico. Él es un mentiroso que a solas le dice que ella juega bien y en público le dice que no puede jugar como un chico. Viola necesita conocer a un hombre tal como es. Y por otro lado ella cree que puede jugar al fútbol igual de bien que un hombre.

Viola puede conseguir las dos cosas cuando su hermano se fuga de casa dos semanas y ella ocupa su puesto en el internado masculino. Gracias a su disfraz de chico, Viola tiene acceso al Sancta Sanctorum: por un lado puede conocer a los hombres desde dentro, sin tener que aguantar el disfraz que se ponen delante de las chicas. Por otro lado puede entrenar en el equipo de fútbol masculino.

Lo más divertido de "Ella es el chico" es ver a la chica intentando disimular lo que es, quizá porque deja al descubierto una verdad inevitable, que no somos lo mismo.

Las comedias de Shakespeare, y ésta más aún, son siempre historias de amores que se unen. Viola, la protagonista, es el pegamento de todas las parejas. El guapo, Duke, lleva tres años suspirando por la guapa, pero no consigue nada; la guapa, Daphne, ha salido con todos los chicos pero sigue igual de triste, la chica fea de la historia no sale con nadie porque le han puesto la etiqueta de fea. A todos les falta algo, y parece que Viola tiene una varita mágica. A Daphne le deja leer uno de los poemas de Sebastian por error. En su rol de hombre tiene una cita con la fea y ésta deja de ser fea. Parece capaz incluso de unir a sus padres. Es una chica que si la meten en un convento lo convierte en una agencia matrimonial.

Todas las críticas que he leído de esta película coinciden en que es una basura, lo cual me impide por completo decir lo pienso de ella, o sea, lo sensacional, divertida y estimulante que me parece. A veces los críticos son como los médicos, los dietólogos, los curas, los gobiernos, te prohíben todo lo que te gusta.

Francisco Marinero: la comicidad se limita a los apuros previsibles de la chica cuando tiene que ir a las duchas o cuando su voz la traiciona. Roberto Piorno: Ella es el chico es la prototípica comedia pija adolescente, cursi y romántica que tan bien casa habitualmente con los gustos del público norteamericano de esa edad.
publicado por Jose Contreras el 27 julio, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.