No pasará a la historia como la película de terror del 2006, pero con tanto bodrio de exorcista venido a menos y remakes sin sentido, se agradece un argumento más que consistente.

★★★☆☆ Buena

Maleficio

Primero antes que nada, mentira pura y dura la del spot de TV que promociona el estreno, un engaño descarado al espectador. Eso de que en 1.818 no se qué de una maldición, y se repite en el presente es los más alejado que hay de la esencia del film. Toda la película está ambientada en el 1.818, así que no caigáis en mi error: esperar a ver cuando comienza a ocurrir lo mismo en la época actual, porque ocupa 50 segundos, como mucho, del metraje.

Dicho esto con tirón de orejas a la distribuidora puedo decir una cosa, ya querría “La Profecía” del 2.006 haber mantenido la tensión como lo hace “El Maleficio”. Quitaros una cosa de la mente, esta
película no es “El Exorcista”, ni “La Profecía”. No vereis cabezas girando ni asesinos poseídos. Lo de la chica corriendo por el bosque en el anuncio parece “La matanza de Texas”, y de eso, nada de nada. En esta película el ente poseedor va más allá de infringir torturas horribles en sus objetivos, y podréis descubrirlo conforme pasa la historia y os acercáis al final.

Basado en hechos reales (como los telefilmes de antena3), cuenta la historia de John Bell (Donald Sutherland) que tras infringir las reglas de su iglesia en perjuicio de una vecina, ésta le maldecirá
tanto a él como a su hijia. Tras esa maldición, la menor, Betsy Bell, comenzará un auténtico calvario de posesión que traerá de cabeza a su madre (Sissy Spacek), hermanos, y hasta a un profesor local. Pero no todo es lo que parece, y el ser maligno tiene una misión que cumplir.

Es cierto que la película está llena de clichés. Tal vez las interpretaciones no son magnificas precisamente, y el uso de una Steady-cam como truco para dar vida al espíritu de la película es algo
chabacano. Aún así, y como decía antes, la tensión se mantiene de forma efectiva durante la mayor parte del metraje. Es de esas películas cuya sorpresa se desvelará muy al final, lo que se agradece
tras manidos finales donde, con una oración y agua bendita, todo acaba.

Una vez avisados del engaño que puede inducir su trailer, haceros a la idea que es una película que os hàra pasar el rato, sin grandes efectos especiales ni nada que la haga un blockbuster veraniego, por
lo que es una vía de escape a tanto producto palomitero.

No pasará a la historia como la película de terror del 2.006, pero con tanto bodrio de exorcista venido a menos y remakes sin sentido, se agradece un argumento más que consistente.
publicado por Bloody Will el 24 agosto, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.