Película entretenida, muy estilo Shyamalan, pero que tiene detalles que no la convierten en la gran película que podría haber sido, se queda solo en un cuento para niños ya creciditos.

★★★☆☆ Buena

La joven del agua

M Night Shyamalan lo ha vuelto a hacer. Ya con su Sexto Sentido nos vendió una película increíblemente aburrida, eso si, con un final de lo mejorcito que hacia plantearse toda la película de nuevo. Más tarde siguió con El Protegido, parodia/cuento de los Superhéroes que nos rodean y que aunque no esta mal del todo tampoco era lo que se prometía. Con Señales, cae en el envoltorio fácil de Hollywood y la moda extraterrestre, eso si, con una historia un poco superior a la media, y finalmente en El Bosque nos sirvió un thriller también correcto, con final rebuscado y en el que solo destacan las actuaciones de sus protagonistas.

Saco todo este resumen a colación del estreno de su última película, La joven del Agua, y que en esta ocasión se nos vende como una historia de hadas, la típica para contar a los niños antes de irse a dormir. En esta historia se nos cuenta como una ninfa del Mundo Azul, busca a un hombre especial que pueda guiar a los hombres hacia un cambio universal, alejándolo de esa ola de autodestrucción hacia la que nos dirigimos irremediablemente. En la piscina de una comunidad de vecinos de Philadelphia se encontrara con el portero, el cual le ayudara a escapar de una criatura que intentara acabar con ella, a la vez que ella tiene q encontrar a esa persona especial y conseguir regresar de vuelta a su mundo.

Así contado el argumento, ubicándolo en un país mágico o en plan edad media, bien se podría tratar del argumento de la próxima película de Disney para navidades, pero no, es un cuento de hadas ubicado al lado de nuestra casa, y como todo cuento de hadas que se precie lo mas importante es creer a pie juntillas todo lo que va pasando a lo largo del cuento, porque sino… sino a los 10 minutos de película tendremos que abandonar la película ya que buscarle algún sentido, metáfora, o raro pensamiento es una completa quimera. Las cosas fantásticas son asumidas por todos los protagonistas de manera ciega y sin tener pruebas, y eso mismo tenemos que hacer nosotros, lanzarnos al vacío del ver es creer. La historia tiene sus detalles, buenos en algunos casos, como por ejemplo la manera de localizar a la criatura, y malos en algunos otros casos más, como por ejemplo la manera que tiene el interprete de leer lo que tienen que hacer, totalmente desacertado para mi gusto.

Los personajes principales, lo mejor con diferencia de la película. Paul Giamatti haciendo de portero de los apartamentos esta simplemente genial, y es su interpretación lo mejor de la película, seguido de Bryce Dallas Howard, que esta bastante bien en su papel de narf, aunque en muchas ocasiones simplemente consiste en poner cara de princesita elfa de los bosques de Lothlorien. Por cierto, es la hija de Ron Howard, no como leí por ahí en alguna que otra critica que es la hija de James Newton Howard, autor de la banda sonora de la película, también de lo mejor de la película, acompañando la historia sabiamente.

El resto de personajes del edificio son bastante arquetípicos, que si el grupito de colegas fumados, la vieja a la que le encantan los animales, la estudiante extranjera, el rarito, el cachas chulito, aunque en esta ocasión con un entrenamiento bastante especial… y lo que descoloca totalmente es el critico de cine que se traslada a vivir nada mas comenzar la película. Esta claro que algún critico algo le hizo a Shyamalan, porque sino no entiendo como esta metido este personaje tan a calzador y con tanta mala baba, dejándolo a la altura del betún y lanzando una velada daga envenenada a tantos críticos que han criticado hasta mas no poder sus anteriores trabajos. También Shyamalan tiene un papel en la película, cosa que tampoco me gusto, estaban muy bien sus anteriores cameos fugaces a lo Hitchcock, pero darse un papel en la película creo que no aporta nada, habiendo actores profesionales que fijo, fijo, lo pueden hacer tan bien como el o incluso mejor.

En cuanto a su labor como director ahí la película es impecable. Todos sus planos tienen una misión en la película, mostrar lo que el quiere mostrar y ninguno esta puesto ahí al azar. Como única pega a su trabajo con la cámara, seria el excesivo uso del desenfoque para guiar la vista del espectador hacia donde el quiere que miremos, aunque buscando un paralelismo con la misma historia se podría decir que es algo así como ir guiándonos mientras leemos las líneas del cuento/película.

En definitiva, una película entretenida, muy estilo Shyamalan, pero que tiene detalles que no la convierten en la gran película que podría haber sido, quedándose solo en un cuento para niños ya creciditos que todavía creen que existen las hadas.
Lo mejor: Los calculados planos del director, ya podrían aprender muchos directores a contar así una historia con la cámara. A destacar sobre todo el plano desde debajo del agua con el que se cierra la película, para mi gusto maravilloso, la mejor manera de contar algo sin enseñar nada. Paul Giamatti, que le den un Oscar ya por favor, aunque fijo que por esta película va a ser que no.
Lo peor: El horrible doblaje de la estudiante extranjera, prefiero mil veces leer unos subtítulos, que tener que tragarme por narices es voz gangosa. El papel del critico, solo valido para que el director arremeta contra el gremio. Aparte, el papel del propio director, zapatero a tus zapatos…
publicado por Alberto Pérez el 29 agosto, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.