Me desagrada ver el nombre de Caperucita Roja en el título de una película en la que acaba siendo sospechosa, junto a su abuela y el lobo de un robo, e investigada por la policía.

★★★☆☆ Buena

La increíble historia de Caperucita Roja

No debo tildar a La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja como una mala película, porque no lo es. Los personajes están estupendamente diseñados, las tramas son entretenidas e incluso tiene algunos momentos capaces de hacer aflorar, cuanto menos, un esbozo de sonrisa en el rostro de la mayoría. Los doblajes son divertidos y a los que no pueden evitar comparar y tildar de copia de Schreck a cualquier película de animación en la que aparezcan animales, les recordaré que los hermanos Grimm publicaron el cuento de Caperucita y el Lobo en el primer cuarto del siglo diecinueve, que creo yo que es algo antes de que el simpático monstruo verde saliera de los laboratorios de la Pixar Animation Studios.

Pero qué quieren que les diga, a lo mejor es porque soy demasiado sentimental, pero no me gusta que un cuento de los de toda la vida lo reinventen cambiando todas, o casi, las características de los personajes, tan arraigados en decenas de generaciones que hemos crecido escuchándolos en la voz de nuestros familiares. Y es por eso que me desagrada ver el nombre de Caperucita Roja en el título de una película en la que acaba siendo sospechosa, junto a su abuela y el lobo de un robo, e investigada por la policía. Aun sin ser el original un cuento al que se le pueda llamar pedagógico, esta versión arrebata la inocencia a la historia. De todos modos, tampoco quiero separarme excesivamente del objeto de estas líneas, que no es otro que el de valorar la calidad artística del filme, independientemente de cualquier consideración moral o ética.. Y en ese aspecto, como dije al comenzar, La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja, no está nada mal.
publicado por Oscar Cantero el 21 septiembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.