Puede resultar simpática si se mira de lejos. O bien, si se coge con guantes. Como experimento sobre la manera que el cine puede manipularnos.

★★☆☆☆ Mediocre

Si los sofistas levantaran la cabeza se lo pasarían pipa yendo al cine a ver películas como “Gracias por fumar” o “El señor de la guerra”. Venderle armas a Batiste no es malo, y fabricar un producto que da cancer tampoco. Al público se le puede convencer de cualquier cosa si uno sabe manejar la retórica. Cualquier cosa se puede decir, o hacer, si eso nos ayuda a pagar nuestra hipoteca.

“Gracias por fumar” puede resultar simpática si se mira de lejos. O bien, si se coge con guantes. Como experimento sobre la manera que el cine puede manipularnos sirve para entrar en un juego perverso y luego volver atrás para repasar donde estuvo la trampa. Al final el espectador simpatiza con el vendedor de cigarros y le coge manía al senador anti-tabaco. La trampa no es especialmente sutil, el tabaquero, aunque defiende lo malo, es tolerante; el senador defiende una buena causa con intransigencia.

Como espectador no pongo pegas al discurso pero hay poca emoción. Podría haber imitado a “Caballero sin espada”, pero pierde toda la magia en el intento. Podría haberse parecido a “Campeón” en la relación padre a hijo, pero con un protagonista tan transgresor no hay modo de digerir ese coctail.
publicado por Jose Contreras el 29 septiembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.