Peca de irregular, ya que la balanza se inclina hacia la primera hora: intensa, rápida, con chispa y dándole la vuelta a todos los referentes de la literatura y el cine.

★★★☆☆ Buena

La increíble historia de Caperucita Roja

Al igual que Shrek esta entretenida producción desata nuestros lazos al universo de leyendas, haciendo que se tambalee. Cuando ya hemos visitado ese terreno de fantasía acompañados por guías tradicionales, llega el momento de atender a ingeniosas y valientes propuestas, es decir, fuera casi todos los tópicos y prejuicios, provocando nuestra agudeza cognitiva.

Por la forma de plantear el argumento, La increíble ¡pero cierta! historia de Caperucita Roja recuerda al de ¿Quién engañó a Roger Rabbit? pero al no tratarse de personajes de cómic entronca con el que en su día plantearon cintas como La princesa prometida y la reciente El secreto de los hermanos Grimm.

Comienza con una alternativa al clásico relato de la niña entrando en casa de su abuelita, resolviendo un enigma que poco tiene que ver con lo esperado: alguien está boicoteando la red de pastelerías del bosque; entre los sospechosos hay un periodista, un aspirante a actor, un repartidor de dulces con otras miras y una abuela no tan anclada en su rol.

Esta trama policial conforma la génesis del cuento que todos conocemos, pero el clásico infantil ha sido revisado. Si fuera un plato de cocina, el resultado sería producto de una deconstrucción de los ingredientes tradicionales: son los mismos, pero presentados de otra manera. Este ejercicio de animación en 3-D peca de irregular, ya que la balanza se inclina hacia la primera hora: intensa, rápida, con chispa y dándole la vuelta a todos los referentes de la literatura y el cine. Ruptura de esquemas que no se continúa durante el desenlace, más plano y previsible, una simple resolución que se aleja de la desternillante investigación inicial.

En conjunto, La increíble… propone un divertido viaje al bosque imaginado gracias a miles de relatos orales y plasmado en papel primero por Charles Perrault y después por los Grimm. La adaptación toma la premisa de “que no falte ni un detalle”: la hierba se mueve con la suave brisa, también los bajos acampanados de Caperu. Rebobina la acción y las versiones del mismo hecho se repasan con soltura, incluyendo guiños que persiguen la carcajada. Y no olvidamos que en la aventura hacen su aparición personajes irreverentes como la cabra condenada al canto eterno.

Como viene siendo habitual, el peso del doblaje en la versión en castellano se confía a actores muy conocidos, como Leonor Watling, Amparo Baró y Carlos Latre, pero es Anabel Alonso, la célebre Dori de Buscando a Nemo, quien mejor presta su voz a un personaje menor pero indispensable: una ardilla acelerada llamada Balita que, como todos los personajes, contribuye a asociar el cuento tradicional a los esquemas contemporáneos de narración audiovisual empleados en video-clips y anuncios de televisión.
publicado por Daniel Galindo el 2 octubre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.