Despropósito sería la palabra ideal para describir este ejercicio de ineptitud en forma de videoclip cuya realización solo tiene sentido si no es para que el señor Michael Bay se llene los bolsillos.

★☆☆☆☆ Pésima

Despropósito sería la palabra ideal para describir este ejercicio de ineptitud en forma de videoclip cuya realización solo tiene sentido si no es para que el señor Michael Bay se llene los bolsillos explotando una saga que no da para más.

El gran error de esta película es su propia existencia, es decir, esta película resulta totalmente innecesaria, no aporta nada nuevo, no enseña nada que no hayamos visto con anterioridad y el hecho de intentar explicar el origen de la familia de maniacos y de Leatherface es un craso error, ya que uno de los grandes aciertos de La Matanza era exactamente el no saber porque esas personas actuaban de esa forma. Y además después, una vez que terminas de ver la película, te das cuenta que de origen solo hay unos pocos minutos y que la mayoría de metraje es repetir una y otra vez la misma formula que por supuesto ya sabemos de memoria.

La película resulta aburrida de principio a fin y eso que dura menos de hora y media, pero es tan repetitiva y previsible que lo único que consigue arrancar al personal son unos cuantos bostezos muy lejos de sus pretensiones algo provocadoras de vísceras y sangre que hoy en día es lo mínimo que se puede pedir a una cinta de terror de estas características. Pero la cosa empeora a medida que el aburrimiento se apodera del espectador, empezando por la inutilidad del señor que está detrás de la cámara, no se que demonios habrá querido hacer en este película el señor Liebesman, pero resulta muy dañino para la vista el continuo plano/contraplano y los mareantes movimientos de cámara y si a eso unimos la oscuridad que invade cada escena del film, a duras penas podemos identificar la figura de Leatherface. Un caracuero que, al igual que toda su familia de perturbadores y enfermizos asesinos, en está película pierde toda la carisma que tenía como símbolo del cine de terror y figura mítica de las slashers movies convirtiéndose en un personaje irrisorio.

No voy a profundizar en la estúpida pareja de moteros que solo hace demostrar la torpeza narrativa de un guión que carece de sentido. O en la insulsa cuadrilla de jóvenes victimas. El Origen es tan solo pura casquería prefabricada, un banal espectáculo de vísceras que desvirtúa el verdadero espíritu y origen de la Matanza de Texas.
publicado por Vsancha el 10 noviembre, 2006

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.