Si lo que buscan es algo tétrico y lóbrego, les recomiendo que vean El Diario de Patricia o cualquier programa de esos, que seguro que superan, con creces, lo retorcido del argumento de cualquier película de este género.

★★★☆☆ Buena

Saw 3

Normalmente, las sagas van decreciendo en calidad a medida que avanzan las secuelas. Existen precedentes de excelentes títulos, como El Exorcista, que fue degenerando desde la excelencia al ridículo. Por otra parte están aquellas segundas y terceras partes en las que no se aprecia una diferencia de calidad tan grande por el simple hecho de ser aberraciones grotescas desde el principio. Son tantos los ejemplos que se me vienen a la mente que mejor me callo porque si no el reducido espacio del que dispongo se tornaría del todo insuficiente. Saw se encuentra a medio camino entre las dos vías que he descrito, porque nunca ha sido una obra maestra pero tampoco una bazofia. Para aquellos que no sepan de qué va la cosa, les contaré que la película narra la historia de un asesino sádico con vocación de carnicero de mercado de abastos.

Como suele ocurrir, el guión es repetitivo respecto a sus predecesoras, y la falta de nuevas ideas se enmascara aumentando las cantidades de sangre y el volumen de los altavoces. Saw III está bastante más cerca del género gore que sus dos primeras entregas, pero aun así tiene algo que la hace entretenida. En mi caso, supongo que me divierten estos filmes porque me parecen absurdos y suelen causarme un efecto contrario al pretendido, pero qué le vamos a hacer. Eso sí, Tobin Bell tiene una cara de mal bicho (no hace papeles más que de personajes tétricos) que merece la pena verla. Por otra parte, si lo que buscan es algo tétrico y lóbrego, les recomiendo que vean El Diario de Patricia o cualquier programa de esos, que seguro que superan, con creces, lo retorcido del argumento de cualquier película de este género. Y además son gratis.
publicado por Oscar Cantero el 12 noviembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.