Clásica comedia francesa llena de originalidad que derrocha ingenio.

★★★★☆ Muy Buena

Hace unos años, La Cena de los Idiotas se convirtió en un inesperado éxito de crítica y taquilla. Su disparatada trama, llena de giros inesperados y situaciones pintorescas cautivaron al público. Ahora, el que fue su director, Francis Veber, regresa con El Juego de los Idiotas, otra comedia llena de mordacidad, ingenio y buen humor. Pierre Levasseur es un multimillonario al que un día los reporteros de la prensa rosa fotografían por la calle junto a su amante, una famosa modelo. Para evitar un costoso divorcio, no se le ocurre otra cosa que intentar convencer a su mujer de que la explosiva rubia de la foto no iba con él, sino con François Pignon, un transeúnte que casualmente pasaba por allí y quedó reflejado en la instantánea.

Para darle verosimilitud a todo este montaje, envía a Elena (su concubina) a vivir a casa de Pignon, un modesto alojamiento de protección oficial en un barrio humilde en el que la modelo vivirá situaciones tragicómicas y pintorescas, para deleite del espectador. El reparto está muy compensado, aunque se echa en falta al tristemente fallecido Jacques Villeret, protagonista de La Cena de los Idiotas. Gad Elmaleh, Alice Taglioni y Daniel Auteuil cumplen a la perfección, y Kristin Scott Thomas está inmejorable en su papel de esposa. El Juego de los Idiotas es una estupenda película, con todas las virtudes de la mejor comedia francesa, y demuestra que para hacer reír no es necesario tener un reparto lleno de histriones ni de situaciones fantásticas. Tan sólo hacen falta un buen guión, agudeza mental y actores que no pretendan centrar toda la atención en su personaje. Y este filme tiene todo eso, vaya que si lo tiene.
Lo mejor: Una vez más, la comedia francesa demuestra que está a la altura de las mejores.
Lo peor: Se echa en falta la rechoncha y un tanto grotesca figura del tristemente fallecido Jacques Villeret.
publicado por Oscar Cantero el 15 diciembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.