La Caja Kovak es una película de intriga notable, que cumple con su función a la perfección, mantener intigrado al público hasta el último momento.

★★★★☆ Muy Buena

La Caja Kovak

El thriller, las películas de intriga y de misterio no han sido históricamente muy cultivadas en el cine español, a pesar de que en los últimos años se está tratando de remediar eso. Y la mayoría de estos trabajos no tienen nada que envidiar a las grandes producciones extranjeras, ya que en cuanto a inteligencia y originalidad se sitúan muy por encima. El cine español está perdiendo poco a poco sus complejos frente a otras cinematografías, y ha demostrado la capacidad de abordar todo tipo de géneros y salir airoso del desafío. Ahora, son los espectadores los que deben olvidar los prejuicios en contra de las películas españolas diferentes, y con ejemplos como La Caja Kovak, la empresa no debería ser muy complicada.

Daniel Monzón dirige su tercer largometraje, después de una historia fantástica, El Corazón del Guerrero y una comedia disparatada, El Robo Más Grande Jamás Contado. El cineasta propone con La Caja Kovak un thriller psicólogico que no toma al espectador por tonto, lo cual, aunque a simple vista pareciera un logro evidente, es digno de elogio hoy en día. La secuencia de los créditos iniciales es una buena muestra de lo que puede esperarse de la película. David Norton (Timothy Hutton), un reputado escritor de ciencia ficción viaja a Mallorca a dar una conferencia, pero en el transcurso de su estancia, sufrirá una terrible pérdida. Con la ayuda de Silvia (Lucía Jiménez), una chica joven y enérgica, David intentará descubrir los extraños acontecimientos que se desarrollan en la isla, y cuyo responsable parece ser un anciano llamado Kovak (David Kelly). Daniel Monzón sumerge al espectador en una historia inquietante y laberíntica, y no lo suelta hasta que aparecen los títulos de crédito. La Caja Kovak es un film de intriga y misterio realizado con el mismo espíritu de los grandes clásicos del género, y es honesto consigo mismo, ya que ofrece lo que promete, sin trampa alguna. Poco a poco, la cinta va aumentando de intensidad, y al mismo tiempo, la atmósfera que crea Monzón se vuelve más angustiosa, atrapando por completo al espectador, dejándolo sin aliento y a total merced de los vaivenes de la trama. En ningún momento Monzón recurre a lo fácil, a la truculencia gratuita, a los sustos o la casquería. Mención especial merecn los últimos treinta minutos de La Caja Kovak y su intenso clímax. Técnicamente, el film es sobresaliente, al igual que la labor interpretativa de Timothy Hutton, Lucía Jiménez y David Kelly, que bordan sus papeles bajo la atenta dirección del mallorquín.

La Caja Kovak es una película de intriga notable, que cumple con su función a la perfección, mantener intigrado al público hasta el último momento, y se trata de un excelente ejemplo de la buena salud artística que vive el cine español.
Lo mejor: La inteligencia de la propuesta y la angustiosa e inquietante atmósfera que crea Daniel Monzón.
Lo peor: Que sea minusvalorada y pase desapercibida.
publicado por Francisco Bellón el 13 enero, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.