Apocalypto es una de las mejores películas que ha dejado el 2.006, y si olvidáis el ánimo de polemizar con su director, la vais a disfrutar como se merece.

★★★★☆ Muy Buena

Apocalypto

Tremenda polémica tengo conmigo mismo por esta película, así que no me extrañaría que esta vez los palos estuvieran muy repartidos.

No he visto “La Pasión de Cristo”, y creo que nunca lo haré. No es por motivos religiosos, es que sencillamente me molestó en su momento que Gibson convirtiera en fenómeno de marketing un film que nada debería tener de blockbuster. Aún así, no me interesa su punto de vista de la muerte de Cristo y tengo tanto derecho de evitarla como el que se niega a ver “Los Bingueros” de Pajares-Esteso. Por eso llego “virgen” a “Apocalypto”, por cuanto esa técnica de “cuento lo que me da la gana y como me da la gana” de Gibson la he conocido en una película que se me antoja perfecta en cinematografía pero que toca los co*** por sus incorrecciones constantes.

Si habéis estado en México sabréis que la excursión más imprescindible del viaje es la ciudad de Chichen Itza, y que en su trayecto en bus un guía muy simpático intentará explicarte en tiempo récord la historia de la civilización Maya. Mel Gibson ha hecho lo mismo que hizo mi guía, pero le ha añadido violencia, salvajismo, angustia y un final del todo cabreante. Aún así, no hay ni un solo minuto de la película que me haga despegar los ojos de la fantástica historia que el director me cuenta a través de los infortunios de su protagonista, Jaguar, y eso que dura unas 2 horas y 10, que a mí se me pasaron volando.

El argumento os lo voy a contar de forma muy sencilla: Jaguar Paw. Este es nuestro héroe y su vida, y no pienso adelantar absolutamente nada del argumento porque tengo comprobado que cuanto menos sabes más sorprendente es cada lance del film. Eso sí, por los ojos de Jaguar vais a ver un trocito muy pequeño de toda una civilización y una cultura, pero también una masacre, una esclavitud y una forma de vida que (ahora viene el follón) Mel Gibson ha mostrado en su peculiar estilo, y quizás no sea el más correcto.

Por eso, dividamos el concepto del film entre cine y corrección histórica. En cuanto al cine, no tengo peros alguno: guión sólido por sus cuatros costados, acción continua sin escenas de relleno, actores desconocidos que te sumergen de lleno en una cultura que parece más viva que nunca, escenarios naturales impresionantes, recreaciones de vestuario impecables y unos últimos 40 minutos, a los que llamaré “tras el Jaguar” que añado a mis favoritos de por vida. Hay cuatro escenas claves sobre las que descansa el resto del metraje, (poblado, travesía, ciudad y escapada) y son tan necesarias que no cabe pensar que la historia se alargue de forma absurda. De todo ello es artífice sin duda Mel Gibson que como director de cine está demostrando que su técnica va en sentido ascendente…ahora, como historiador, tiene ganada una paliza segura.

Ahí vamos con la corrección histórica. No dudo en absoluto que Gibson no se haya documentado, es más, me parece que se ha empapado hasta la extenuación; sin embargo, ésto es como los periódicos en la actualidad: cada uno cuenta la misma historia desde el punto de vista que más le conviene. Gibson busca descaradamente el factor morbo-violento de lo que está contando. ¿Fueron los Mayas tal y como el Sr. Gibson lo cuenta?; pues es cierto que cometían sacrificios, pero el director no escenifica “un” sacrificio sino una auténtica orgía de gritos, oraciones, sangre y mutilación, ahí es nada. Aunque por otra parte, nuestro héroe también es Maya, y aún así es nuestro héroe; por tanto, ¿no es la típica historia de buenos y malos dentro de un mismo grupo racial?.

Que Gibson se ha pasado por la torera las aportaciones realizadas por los Mayas a todo su futuro, seguro que sí. Que Gibson retrata a esta cultura como si fueran los caníbales de “Las Colinas tienen Ojos”, también; pero tened en cuenta que Mel Gibson no le debe nada a este pueblo, y ha contado su película tal y como la siente. Recordemos que en “Mision Impossible II” nos colocaron a las falleras al lado de un paso de Semana Santa. Sé que no es lo mismo, pero así se puede explicar que un director americano no tenga que ser fiel al máximo con unos antepasados que en definitiva no le importan nada.

Atención a la escena finalísima del film. Motivo de cabreo para nuestros amigos mexicanos. Podremos comentarla en los post y así no desinflar todavía a quien quiera acudir al cine a verla. Si tengo que mojarme, me mojo: “Apocalypto” es una de las mejores películas que ha dejado el 2.006, y si olvidáis el ánimo de polemizar con su director, la vais a disfrutar como se merece.
publicado por Bloody Will el 19 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.