El afán globalizador de Babel, lejos de ser un punto fuerte, termina por lastrar al conjunto de un relato, por momentos, desmadejado.

★★★☆☆ Buena

Babel

La llamada trilogía del dolor nacida de la fructífera colaboración entre González Iñárritu y Guillermo Arriaga se cierra con Babel. Ésta ha sido su propuesta más ambiciosa y, sin embargo, quizá sea la menos redonda de todas. Las tres películas rastrean sentimientos humanos a través de historias y vidas cruzadas ensartadas por el dolor. Pero cada una, según mi particular interpretación, pone el acento en asuntos concretos como la necesidad de amar y ser amado (en Amores perros), el enfrentamiento con el abismo de la muerte y la pérdida (en 21 gramos) y los problemas de comunicación y empatía social de nuestros días (ahora en Babel). El afán globalizador de Babel, lejos de ser un punto fuerte, termina por lastrar al conjunto de un relato, por momentos, desmadejado. Sólo en secuencias aisladas de cada historia asoma el arte y el buen cine, como en el epílogo de la historia nipona, menos atractiva de partida, pero la más poética y potente del filme a la postre.

Babel teje tres historias sucedidas a distancias muy remotas entre sí unidas por el frágil engarce de un arma de fuego. El filme comienza con la historia de Afganistán, detonante de los sucesos que desencadenarán consecuencias de dispar calibre en las ocurridas en EE.UU. y Japón. Un padre les regala a sus hijos un rifle para abatir a los coyotes que acechan al rebaño de ovejas que ambos pastorean por la laderas de su casa. El arma, antigua propiedad de un turista japonés que regaló a su guía afgano tras su última cacería, será usada imprudentemente por los niños. Un matrimonio norteamericano de vacaciones por Afganistán se halla en plena crisis tras la muerte de uno de sus hijos. La negligencia de los niños les afectará directamente a ellos e, indirectamente, a sus hijos dejados en EE.UU. al cargo de su niñera mexicana, al propietario del arma en Japón y, sobre todo, a la hija sordomuda de éste.

La cinta aborda cuestiones como los prejuicios étnicos de los que derivan las sensaciones de inseguridad y miedo recíprocos tan incardinadas en las sociedades multiétnicas de hoy día. Pero también los problemas de marginación o de ausencia de solidaridad entre quienes no responden a ciertos cánones o exigencias sociales. El panorama descrito en las tres historias ofrece conclusiones desoladoras, pero también indicia ciertas claves para la esperanza. De nuevo, como en las otras dos cintas de esta trilogía, la sutil guitarra de Gustavo Santaolalla acentúa las secuencias más emotivas y las interpretaciones vuelve a jugar un papel fundamental. En este caso sorprende el gran trabajo de los rostros más desconocidos del reparto, como el de la japonesa Kôji Yakusho o el de Adriana Barraza como niñera mexicana, y rallan a una estimable altura actores de más cartel como Brad Pitt, Cate Blanchett o Gael García Bernal. No diría que la trilogía del dolor se cierra en falso con esta Babel, pero sí que este corolario no está a la altura de la magnífica 21 gramos. No obstante, estas tres película del tándem Iñárritu-Arragia dan para mucha conversación cinéfila y, en especial, para mucha reflexión interior. Hemos de agradecerle a los dos el que estos tres trabajos alienten ambas circunstancias.
Lo mejor: Algunas secuencias aisladas de algunas historias, como el epílogo de la historia nipona.
Lo peor: Que con tanto salto espacial y temporal el relato termine perdiendo pulso dramático.
publicado por Matías Cobo el 22 enero, 2007
también incluída en el especial Cine de autor

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.